Engranaje

Somos piezas que vagamos por el mundo intentando encajar con otras, para que así nuestro motor se vuelva fuerte y avance. A veces alguna de ellas se va sin avisar, y todo nuestro mundo queda parado, roto, inestable y frágil.

Nuestro ser se detiene, y aunque camina lentamente, ya no lleva el mismo ritmo de antes. Intenta adecuarse ahora a la nueva melodía que resuena en nuestra alma hueca.

Este engranaje oxidado necesita alguien que lo sane, o conformarse con una falsa pieza que ni siquiera encaje. Todo sea por ocupar ese hueco por el que se están escapando los recuerdos, y también los sentimientos.

O tal vez las ganas.

Porque estamos hechos con trocitos de aquellos que nos quieren. Sin ellos no seríamos lo que somos. Da igual que fuesen pasado, que sean presente o quizás futuro. Lo importante es cuánto significaron y porqué llegaron a formar parte de ti.

-Estrella Fugaz.

 

 

Cat(amarán)

Un amor a la deriva, en lo más profundo del océano. Náufragos enamorados y un mensaje en la última botella de champán, con la que se celebró algún buen recuerdo.

El mar está tranquilo, las olas parecen haber quedado sepultadas por toda esa masa de agua bajo nuestros pies. El horizonte está vacío de esperanzas de encontrar tierra y el silencio nos rodea por los cuatro costados.

Calma, demasiada calma en este mar de plata que refleja los rayos de sol clavándose en nuestra piel. El viaje más caro de nuestra aventura, pero contigo hasta el final.

No necesitaba tierra firme, teniendo mi mano agarrada a la suya. Porque unos brazos también son hogar, y una sonrisa el alimento del alma.

Por el día, las nubes creaban figuras en ese cielo azul de mayo.

En la noche, contábamos estrellas hasta quedarnos dormidos.

Y así pasaban los días en nuestro catamarán, surcando los mares en busca de nuevos amaneceres que contemplar…

-Estrella Fugaz.

 

Pedales

Infancia, ¿por qué tan corta?. Dicen que cuando tienes algo y no lo valoras lo suficiente, más rápido puedes huir de ello; pero cuando ya no lo puedas tener, es en el momento que más lo echas de menos.

Creces y te encuentras con una vida llena de piedras que, por mucho pedalear, acaban por cruzarse y hacerte tambalear. Pero siempre acabamos luchando por lo que queremos y eso nadie más lo ve.

La niñez tiene una capa de sinceridad, que luego en muchos se ve alterada. Los amigos del recreo, se han dispersado por otros caminos. Ya no te pintan la cara en las fiestas de cumpleaños, pero sigues pintándote aunque sea esa sonrisa falsa (tu armadura), contra la que chocan cada día experiencias, comentarios o momentos incómodos.

Moldeabas con plastilina infinidad de figuras, y ahora es la sociedad la que nos moldea a todos bajo sus cánones impuestos (irónicamente) por nosotros mismos…

Infancia, qué bonita palabra con la que medir cuánto de felices fuimos, o no tanto… Pero aun así el baúl sigue lleno de recuerdos.

-Estrella Fugaz.

 

Telón

Hay silencio, pero se oyen murmullos tras esta tela negra, que separa la realidad de la ficción. Que nadie se mueva, ni siquiera un músculo, se va acercando el momento y ya va a abrirse el telón.

Las luces te ciegan, la tensión se puede cortar, el público aguarda paciente esperando qué cosas le vas a contar. Recitas tus frases si la memoria no falla, sales de escena y das paso al siguiente.

Repasas tu texto e intentas no hacer ruido. Apoyas al resto, te concentras y así sabes que saldrá bien. El teatro es familia y entre todos hacemos magia.

Ese privilegio que te hace poder ser una persona diferente a ti mismo, transformarte y dejar tu “yo” aparcado tras el telón de fondo. Cuidar los movimientos, la expresión, la entonación, las miradas y las pausas, entre muchas otras cosas.

El teatro es otro arte muy distinto al que estamos acostumbrados. Es encarnar sobre el escenario a un personaje que quedará tan unido a ti que pensarás que eres alguien diferente a cuando empezaste con esta tontería para pasar el rato.

No pienses que esto termina, puesto que el espectáculo siempre debe de continuar; y he de decir que aún en mi corazón siento el crujido de las tablas al pisar, las risas y aplausos del público, pero sobre todo aquellos momentos vividos con todos mis compañeros, que hoy por hoy son amigos…

-Estrella Fugaz.

Ideas

Frío, mucho frío en este pensamiento que se congela cuando intenta recordar buenos momentos. Muchas ideas revolotean por la mente imaginaria de ella. Algunas sabe que jamás podrá hacerlas realidad, y otras son simples pesimismos que no puede parar de crear.

Un pasado a las espaldas,

un álbum de recuerdos,

y un barco a la deriva

transporta sus sueños.

El agua está helada,

sigue teniendo frío.

Cuando duerme olvida todo,

hasta su nombre y apellido.

No hay palabras que silencien,

todo aquello que ha vivido.

Sigue mirando al frente,

de sus miedos ha huido.

Frío, mucho frío en este corazón que se congela cuando intenta latir con más fuerza que de costumbre. Muchas ideas se cuelan en éste, se bombean y por la sangre avanzan a contracorriente. La mitad de su alma fue ocupada por un dolor, que hoy por hoy necrotiza sus adentros.

Porque todos saben que el corazón tiene razones, que la razón desconoce… -Pascal.

-Estrella Fugaz.

 

 

 

Mentiras

Ansiar respuestas a preguntas que se acumulan como el polvo en los rincones de la mente. Reflexionar una vez más sobre aquel que merece o no la pena y a quién contarle las tristezas que marcan las pisadas en la noche oscura de tus ojos.

Darle vueltas a la misma frase hasta regastarla entre los labios, como un pitillo que se consume en el silencio, acompañado por el crepitar de una chispa que mantiene viva tu imagen en el pensamiento.

Es como el placer del que sabe toda la verdad y sigue escuchando de otras bocas más mentiras que alimentan de odio y desconfianza… Porque basta solo con una, para poner en duda todas las verdades.

¿Dónde quedaron las promesas, si después Me (n) tiras al vacío y escondes la mano tras la espalda, cruzando los dedos?

Ten siempre presente que una verdad duele una vez, pero una mentira cada vez que se recuerda…

-Estrella Fugaz.

 

 

Grito

De gritos está lleno el cielo y es por eso que luego aúlla el viento cuando los empuja a toda velocidad. Se chocan contra la barrera del silencio, provocando el estallido de una burbuja llena de emociones acumuladas.

El vaso se llena hasta que desborda, y al igual pasa con los problemas, que acaban saliendo y arrastrando con ellos cosas, que no deberían nunca rozar la luz de la libertad.

Gritas porque duele, emociona, ríes, lloras o sueltas toda esa rabia que dentro se acumula y no para de pelearse por hacerse aire, que ensordece a las nubes. Un grito lleva dentro parte de uno mismo. Es una exhalación que vacía al cuerpo de pesares y contamina el ambiente con historias que podrían acabar con la capa de ozono.

Un grito es revolución, un arma, un arte, un esfuerzo… Es el sonido desgarrado de una victoria o de una derrota; dos cosas tan diferentes, que de forma curiosa, se expresan de la misma manera. Es un cúmulo egoísta, un aliento de liberación…

Un grito es una música que sólo entiende de circunstancias, y que su dueño retiene bajo llave, en lo más profundo de su interior…

-Estrella Fugaz.

Olfato

Te has ido hace años de esta habitación, y aún sigue tu olor merodeando por las esquinas. Intenta no hacer ruido al pisar, pero las maderas de este suelo viejo no paran de quejarse. Se cuela entre los libros apilados en la estantería, y luego entre tus cartas esparcidas por toda mi mesa.

Acaricia levemente las cortinas y se mete bajo la cama, al igual que un niño jugando al escondite. Se cuela en mi armario y deja rastro por la ropa que allí guardo. Hasta el aire que te envolvía te está echando de menos.

Tu olor ahora se ha transformado en otro muy distinto. Huele al miedo que me acompaña, porque te has ido. Huele a recuerdos, a distancia y a mentiras. Huele a un nosotros agrietado y frágil, que con sólo un roce va a terminar por romperse en más de mil pedazos, que no vamos a poder volver a unir jamás.

Qué triste es eso de notar cómo tu olor se disipa de mi memoria y por mucho que me aferre a él, acabe desapareciendo. Era la última parte de ti que quedaba a mi alrededor y ahora sólo me has dejado el humo de esta habitación en llamas, filtrándose en mis adentros…

-Estrella Fugaz.

Vacío

Ella le escribe al silencio una canción con notas mudas, y él la comprende perfectamente. No habla del pasado ni del futuro, del amor o del odio… Simplemente de la vida, que aunque a veces callada, te hace pasar por lugares con tanto ruido, que te dejan sordo.

El silencio quiere responder con una carta, pero sólo encuentra vacío en su interior. Busca y rebusca alguna palabra, pero todo está oculto por el miedo.

En ocasiones, cuanto menos parece haber en alguien, más hay. Las personas que se sienten vacías después de haber sufrido tanto, son las que dan más de sí a los demás.

El vacío no es malo, porque la imaginación es capaz de llenarlo de cualquier cosa. La valentía siempre ha sido valorada, pero hay que tener en cuenta que el valiente es valiente, hasta que el cobarde deje de serlo.

Por muy mudas que sean las canciones de ella, el silencio es capaz de oírlas y el vacío se llena de satisfacción. La imaginación se hace la valiente ante tanto ruido y el miedo cobarde deja de jugar al escondite con la vida.

Quizás no entiendas este texto en absoluto, o encuentres en él verdades…. O quizás sólo esté lleno de palabras vacías, que en el fondo llenen más de lo que piensas…

 

-Estrella Fugaz.

 

 

 

Fuerza

La vida entera nos pasamos tirando del carro de nuestros problemas. A veces pesan menos y otras veces pesan más, pero hay quienes sacan la fuerza de donde no la hay. Otros buscan una mano amiga que les impulse de nuevo para arriba y así poder seguir adelante.

Algunos tienen el don especial de vivir siempre con una sonrisa en la cara a pesar de todo lo malo, mientras otros se quejan por cosas vanas.

Siempre cuando hablamos de fuerza, todos piensan en fuerza física, músculos, grandes pesos que levantar… Pero en realidad vale más aquella que levanta ánimos, vence a los problemas, empuja las malas vibraciones…

La fuerza no tiene forma, sino que se lleva dentro sin importar la edad o el género. A veces espera callada y en el momento menos pensado sale a relucir, dejando a todos atónitos.

Más mérito tienen aquellos que se levantan cada mañana y siguen luchando por sus familias, trabajando y llevando hacia delante una enfermedad por dura que sea; que los que idolatran su cuerpo y buscan perfecciones, en lugar de valorar sus imperfecciones…

-Estrella Fugaz.